La excelente y lamentable tragedia del choque de dos estrellas, al estilo de Romeo y Julieta

Por en Espacio en Febrero 17, 2015
Artist’s impression of two white dwarf stars destined to merge

En el centro de una nebulosa, los astrónomos descubrieron dos estrellas enlazadas en una órbita tan apretada que eventualmente se fusionarán y explotarán (star-cross’d stars). Crédito: ESO / L. Calcada

En la bella nebulosa Henize 2-428, donde situamos esta escena, dos estrellas blancas enanas de igual nobleza, de antiguas atracciones se entregarán a nuevas turbulencias, donde una vasta explosión de supernova manchará el cielo de brillo estelar. De la herencia fatal de sus orbitas vino al mundo, con funesto hado, una pareja de astros amantes cuya infeliz y lastimosa ruina llevará a la tumba a todos los objetos cercanos. El terrible episodio de su fatídico amor y la persistencia de su gravedad que terminará extinguiendo su futuro dentro de 700 millones de años, este será el tema de este artículo. Si nos prestáis atento oído, lo que falte aquí tratará de suplirlo nuestro esfuerzo.

El manto de la noche no esconderá a estos amantes condenados de los bardos que cuentan esta trágica historia de amor con sus sendos telescopios en la instalaciones de ESO en Chile y en las Islas Canarias. El tiempo pasará y la atracción recíproca de estos amantes gigantes, cuya masa es un poco menor que la de nuestro astro rey, los llevará a estar juntos por primera y última vez. Sus brazos, hechos de la materia que comparten, darán su último abrazo, y sus labios, la emisión de ondas gravitacionales, sellarán su beso final.

Con esta su última danza íntima y mortal, en la que giran el uno alrededor del otro cada cuatro horas con la música de la relatividad general de fondo, ellos se acercarán cada día más y más, sucumbiendo más rápido, más cerca de su incontrolable destino, cuando se encontrarán una vez y para siempre, y encenderán un fuego en una explosión de supernova como nadie ha visto antes. Y aún a 4.000 años luz de distancia, esta imagen será vista en nuestra vecindad.

La conclusión de esta historia será una estrella con tanta masa que nada habría de evitar su triste colapso sobre sí misma. Su masa será tan inmensa, que sobrepasará el límite Chandrasekhar (¿qué hay en un nombre?), donde cualquier estrella enana blanca no encontrará sosiego para enfriarse. Por el contrario, sus entrañas se comprimirán hasta explotar y buenas, buenas noches. Decir adiós es una pena tan dulce.

La feliz daga descansará y el brillo inmenso de la supernova será mayor al de toda la galaxia. Y así, con un beso morirán. Ese fulgor será la aurora que traerá consigo una paz triste, pesaroso el sol esconderá su faz. Continuemos entonces hablando de estos dolorosos asuntos, perdonada será la gravedad y castigada será la cercanía, pues jamás hubo tan lamentable historia como la de estos astros en la nebulosa Henize 2-428.

 


Con información de European Southern Observatory – ESO.

Referencia

M. Santander-García et al. The double-degenerate, super-Chandrasekhar nucleus of the planetary nebula Henize 2-428. Nature, 9 February 2015 DOI:10.1038/nature14124

 

Una idea sobre “La excelente y lamentable tragedia del choque de dos estrellas, al estilo de Romeo y Julieta

  1. Pingback: La excelente y lamentable tragedia del choque de dos estrellas, al estilo de Romeo y Julieta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *