Cuando tomamos decisiones simples, rápidas y casi inconscientes como rodear una mesa por un lado o por el otro, pisar o no el freno en una situación de peligro, o encontrar la manera en que esa bola de béisbol que viene hacia nosotros no nos rompa la cabeza, nuestros cerebros están aplicando el mismo método estadístico que fue utilizado por Alan Turing para romper el código de la máquina Enigma en la Segunda Guerra Mundial.

Enigma-machine-courtesy-Walker-Library-of-the-History-of-Human-Imagination

Una máquina Enigma. Se pueden ver los rotores, las teclas y los conectores. Foto: Michael Shadlen y Walker Library of the History of Human Imagination.

Crédito imagen: www.freeimages.co.uk

Atención amantes de la cerveza: ahora tienen una nueva excusa para tomar su bebida fermentada favorita (como si acaso necesitáramos alguna).

Un mosquito Aedes aegypti, una de las dos especies responsables de la propagación del virus chikungunya. Crédito: CDC/ Prof. Frank Hadley Collins, Dir., Cntr. for Global Health and Infectious Diseases, Univ. of Notre Dame.

Un mosquito Aedes aegypti, una de las dos especies responsables de la propagación del virus chikunguña. Crédito: CDC/ Prof. Frank Hadley Collins, Dir., Cntr. for Global Health and Infectious Diseases, Univ. of Notre Dame.

Un vacuna experimental para prevenir el virus chikunguña mostró resultados positivos en 25 adultos voluntarios que participaron en una de las primeras pruebas clínicas realizadas por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID, en inglés) de Estados Unidos. Los resultados fueron publicados en la revista científica The Lancet.