Crédito: Nasa

Crédito: Nasa

Si el planeta Tierra fuera una señora sería muy mala educación preguntarle su edad. Por supuesto, las reglas de los buenos modales no nos impiden averiguarla por nosotros mismos. Aunque nuestras estimaciones a veces nos engañen.